Aplicación pintura anti-corrosión

En la industria naval o en otros sectores industriales con piezas metálicas expuestas a la intemperie debe aplicarse al acero del exterior diferentes capas de pintura para protegerlo de la corrosión. Previo a esa aplicación de pintura, debe realizarse el proceso de chorreado de arena.

El chorreado con arena es un proceso en seco de limpieza y preparación superficial de productos metálicos. Consiste en lanzar un chorro de arena a alta energía sobre un elemento metálico para retirar de su superficie óxidos metálicos, restos de arena en las piezas fundidas, pinturas, grasa y otros componentes indeseados. Generalmente, este proceso tiene la finalidad de obtener una superficie limpia y rugosa sobre la que posteriormente efectuar otros tratamientos para su protección.

La humedad elevada no es conveniente si se desea evitar la corrosión de la superficie del sustrato durante e inmediatamente después de esta limpieza abrasiva. El acero blanco resultante del proceso de abrasión es altamente oxidable y requiere una humedad relativa inferior al 40% si se quiere garantizar la ausencia de corrosión.

Un método que a veces se usa para reducir la humedad relativa mientras se realiza la limpieza abrasiva es calentar el aire circundante. Si bien esto reduce la humedad relativa (%HR), en realidad no elimina el agua ni reduce el contenido de agua del aire. De hecho, calentar el aire le permitirá retener más agua antes de la saturación. La deshumidificación, por otro lado, reduce efectivamente el contenido de humedad del aire, proporcionando una mejor solución.

El uso de un deshumidificador desecante para introducir aire deshumidificado en su cabina de chorro de arena o en su proceso exterior reducirá significativamente la HR, lo que a su vez disminuirá el riesgo de oxidación repentina. Reducir la humedad a menos del 50% de humedad relativa también le permitirá mantener el chorreado en el acero sin recubrimiento durante días. Obviamente, la necesidad de limpiar y pintar inmediatamente después de cada chorreado puede reducirse con el uso de un deshumidificador, lo que significa que puede seguir limpiando por más tiempo y cumplir con los objetivos de producción más rápidamente.

De entre los muchos procesos de secado del aire, la tecnología del rotor desecante se ha demostrado como la que combina mejor los menores costes de instalación con el mayor rango de aplicación y con el menor coste operativo.

Curva de corrosión del acero

Para estos procesos, FISAIR ha desarrollado deshumidificadores por rotor desecante específicos -la serie DFRC- y lo viene suministrando durante más de veinte años a clientes finales y aplicadores de reputado prestigio. Equipos con bastidor y tejadillo para aplicaciones temporales o móviles.

Esta serie permite la portabilidad de los equipo y están diseñados con una gran resistencia a los ambientes agresivos en los que trabajan. Además, cuentan con un sencillo control integral para la seguridad y operación eficiente del proceso.

DFRC

Como ejemplo de aplicación, FISAIR suministró 12 equipos DFRC 2100-E y 4 DFRC-1300-E, todos con grupo de frío, para el control de temperatura y humedad dentro de los tanques de los buques, durante la fase de recubrimiento interior de los mismos.

Productos relacionados