Munición

La munición para la mayoría de los ejércitos varía en tamaño desde balas de calibre 0.22 hasta misiles guiados por GPS y contienen una carga explosiva en algún lugar del diseño. Las municiones deben mantenerse secas porque muchos propulsores explosivos y las cargas no pueden funcionar eficazmente. Nitrato de amonio, pólvora, combustible sólido, etc. son extremadamente sensibles a la humedad y se vuelven totalmente ineficaces si se almacenan en condiciones incontroladas. El Nitrato de amonio se convierte en explosivo en la naturaleza en presencia de alta humedad. El almacenamiento adecuado de municiones  es una consideración de seguridad importante en las operaciones de defensa.

Humedad en pañoles de munición

La humedad influye  notablemente  en  la  conservación  de  las  municiones  y  sus componentes, por tanto, los pañoles de municiones se deben mantener secos y su humedad relativa no superará el 70%.

Humedad en pañoles de misiles y cohetes

Los contenedores de los misiles y cohetes deben ser estancos; la humedad relativa en su interior no debe superar el 50%. Generalmente tienen un indicador de humedad, de manera que cuando el área del indicador del 50% cambie de tonalidad, debe actuarse con celeridad sobre el sistema de control de humedad.

 Humedad en pañoles de artificios electro-pirotécnicos

La humedad deteriora los elementos eléctricos y electrónicos de las espoletas de proximidad, así como los artificios pirotécnicos, las luces de fosfuro de calcio para guindolas y luces Holmes, que incluso pueden activarse con la humedad. Por ello, estos pañoles deben permanecer a baja humedad.

Referencias de aplicación

Entre algunas referencias importantes del sector destacan:

Productos relacionados